Ayuda a los niños a ganar confianza en sí mismos y a mejorar sus relaciones sociales.

A demás de los temas académicos, las relaciones sociales son un talento importante que se aprende, generalmente, durante los primeros años de la escuela. Los estudiantes aprenden a convivir con sus compañeros, tanto como de su edad, como más pequeños o más grandes. De igual forma, aprenden a relacionarse con la autoridad, representada por los maestros, padres y otros adultos. Hay poderosas dinámicas de poder que se dan, incluso en preescolares, que se quedan en los estudiantes por el resto de sus años escolares y hasta sus vidas adultas en el trabajo.

Los tres ejercicios y retos que propongo, están inspirados por el clásico de Dale Carnegie, mejoramiento personal.

ralaciones personales dentro del aula

 

Reto 1: No te quejes durante dos semanas

Principio: no critiques, juzgues ni te quejes.

Este reto tiene el poder de cambiar la vida de los estudiantes significativamente. Quejarse es un mal hábito que puede detenerse. Hay una verdad que establece que: vemos lo que buscamos. El hábito de quejarnos, es un hábito que nos lleva a notar las cosas negativas y a centrar nuestra atención en ellas, jalando a los que nos rodean hacia el mismo punto. Si los estudiantes son capaces de eliminar este horrible hábito, evitarán convertirse en víctimas y comenzarán a señalar más frecuentemente las cosas positivas en sus vidas.

Este reto inspirado por Un Mundo Libre de Quejas, es muy simple. El reto consiste en no quejarse ni una sola vez durante dos semanas.

  • Paso 1: Tus alumnos deberán hacer unas pulseras que digan “libre de quejas”. Son pueden decorarlas como quieran.
  • Paso 2: Los estudiantes deberán ponerse las pulseras en la muñeca que prefieran. La meta es conservarla en la misma mano durante dos semanas seguidas.
  • Paso 3: Si tus estudiantes se quejan, tienen que quitarse la pulsera y ponerla en la otra muñeca. Una vez que hayan hecho esto, tendrán que volver a empezar.

La menta es conservar la pulsera en la misma mano durante dos semanas seguidas. ¿Qué es lo que cuenta como queja? A continuación dejo dos simples directrices. Una queja es:

  1. Una observación con carga negativa hacia una situación o persona
  2. Quejarse a cerca de una situación o persona.

 

Reto 2: Hablar de lo que les gusta

Principio: Hablar en términos de los intereses de otra

Este reto tiene la intención de instalar en los estudiantes una actitud verdadero interés por los demás. Funciona muy bien para que rompan el hielo al comienzo de la clase. Mucha gente habla con otras personas desde una postura en la que piensan, ¿qué puedo ganar de todo esto?, y luego se preguntan por qué nadie quiere ayudarlos. Cuando los estudiantes hayan aprendido a demostrar que los demás les importan verdaderamente, habrán aprendido una habilidad fundamental que los llevará lejos en la vida, independientemente del camino que decidan seguir.

  • Paso 1: Pídeles a los estudiantes que tomen un lápiz y un pedazo de papel.
  • Paso 2: Agrupa a tus estudiantes en parejas o grupos de tres.
  • Paso 3: Pídeles a los chicos que jueguen a los detectives y averigüen cuáles son los intereses de sus padres de sus compañeros de grupo.
  • Paso 4: Después de un lapso de 5 a 10 minutos, pídele a los estudiantes que se separen de su grupo. En este momento, pídeles que investiguen lo más posible a cerca del tema que interesa a los padres.
  • Paso 5: Luego de 10 a 15 minutos de investigación, pídele a tus alumnos que se reagrupen. La meta es que ahora los estudiantes hablen con sus compañeros a cerca del tema en que están interesados. Deja que se conozcan y que comiencen a encontrar intereses en común.

Este ejercicio es una forma poderosa para que los alumnos aprendan que con un poco de trabajo, las relaciones interpersonales pueden construirse con simplicidad, si uno toma el tiempo de saber en qué se interesan los otros

Reto #3: Pronunciar los nombres de los demás por durante una semana

Principio: Recuerda que nuestro nombre es para cada uno de nosotros el sonido más dulce e importante en cualquier lengua

Muchas veces, en conversaciones, nos referimos a los otros en términos de “wey”, “brother” o “cariño”, pero casi nunca usamos los nombres. Aunque estos modos puedan resultar dulces y cálidos, nos sentimos especiales cuando escuchamos nuestro nombre. Los nombres son personales y usarlos es un arma poderosa de la habilidad para relacionarse.

  • Paso 1: Diles a tus alumnos, que durante una semana, siempre que comiencen una conversación con otra persona, deben comenzarla por pronunciar el nombre de su interlocutor.
  • Paso 2: Reta a tus estudiantes a que no solamente usen los nombres de sus compañeros, sino que intenten hablar con a mayor cantidad de personas, usando sus nombres.
  • Paso 3: Diles que cuenten (1) los nombres (2) la cantidad de veces que usan cada nombre. Es un ejercicio divertido. Y sobre todo enseña a los estudiantes a respetar a los otros, al reconocer su individualidad a través de los nombres personales.

buena relación escolar

 

Conclusión

Aunque la habilidad de relacionarse es de suma importancia en nuestro mundo, no está considerada dentro del curriculum, como tal. Por tanto, es importante que los maestros creemos nuestras propias formas para ayudar a los chicos a albergar y acrecentar esta habilidad de modo exitoso, en lugar de dejarlos arreglárselas como puedan. La comunicación es una de las habilidades más importantes y factores de éxito en lo que respecta a carreras y relaciones personales.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>