Daily Archives: July 12, 2016

Introduciendo la innovación en la enseñanza básica

Published by:

En nuestra opinión, una de las ideas más equivocadas sobre educación, es la idea de que “los básicos” anteceden a la innovación. Mientras que las habilidades fundacionales tales como el alfabetismo y la aritmética siempre serán necesarias, no hay razón por la cual no podamos enseñar, junto con las materias tradicionales, prácticas innovadoras.

De acuerdo con estudio de El Timón, en La Mentalidad del Innovador:

La innovación pide que nuestros estudiantes aprendan las prácticas básicas, pero el cómo las enseñamos puede parecer diferente a como lo hacíamos en años pasados. Las prácticas básicas son cruciales, pero no puede ser lo único que enseñemos a los estudiantes.

4 estrategias fundacionales innovadoras

Con esto en mente, he aquí cuatro formas de infundir de forma estratégica las prácticas básicas de forma innovadora:

1. Hablar con tus colegas.

  • Permitir que los estudiantes se involucren en una lucha productiva por desvelar una comprensión más profunda
  • Hacer énfasis en el proceso iterativo
  • Que las evaluaciones y calificaciones no se basen únicamente en el producto final

En el libro titulado: De donde vienen las buenas ideas, Steven Johnson, discute el modelo de creatividad “cafetería” y cómo, muchos de los grandes innovadores de la historia, lograron construir un ambiente interdisciplinario de “cafetería” con sus rutinas de trabajo privadas. La misma idea puede ser aplicada a la educación, con la idea de que cualquier cosa puede ser aprendida por quien sea sin importar un título oficial. Por ejemplo, nos encantaría ver a especialistas (como profesores de música y arte) presentando a los profesores de educación regular, las filosofías que mueven la enseñanza y el aprendizaje en sus clases. Luego ofrecerles un tiempo estructurado para colaborar en la fusión de sus métodos.

2. Introducir prácticas innovadoras en los programas.

Todos cada día trae oportunidades para que los estudiantes innoven. Pero en nuestra experiencia, las escuelas que con pensamiento a largo plazo, simplemente cruzan los dedos y esperan que la innovación se de (tal vez a través de algún desarrollo profesional). Sin embargo podemos y debemos ser más intencionados a cerca de la promoción de la innovación dentro de nuestras escuelas.

Reescribir nuestros planes para las clases, nos da una oportunidad única de introducir prácticas innovadoras, que representen nuestras prioridades como educadores. Aunque es posible que estas adiciones no se ejecuten exactamente como las visualizamos, son un paso en la dirección correcta.

3. Empodera a los estudiantes para que guíen su propio aprendizaje y el de otros.

En muchas declaraciones los pensadores, Robert Marzano y Michael Fullan subrayan la importancia de que el director de una escuela, se convierta en un líder de instrucción, que se enfoca en sus educadores, estudiantes y la comunidad de aprendizaje.

Es importante enfocarse en empoderar a los estudiantes a través de conversaciones con los profesores, a cerca de pequeñas modificaciones en la instrucción diaria y cómo esto puede darle a los estudiantes oportunidades para mejorar su propio aprendizaje y darle forma a la trayectoria de sus experiencias educativas. Uno de los ajustes puede ser, por ejemplo, que los maestros le den a sus alumnos algunas opciones en los talleres de lectura y escritura. Ya sea en la elección de libros que los apasionen (sin importar el grado) o que investiguen a cerca de algo que los fascine, de ese modo los estudiantes estrán guiando su propio aprendizaje.

innovación en edu1

4. Involucra a las familias y estudiantes de formas distintas y construye transparencia.

Muchas escuelas funcionan como fortalezas, en las cuales, todo lo que sucede en el interior es cosa de los educadores y todo lo que sucede fuera de esas paredes, es asunto de las familias. Desafortunadamente nunca hay un puente que conecte estos dos mundos, porque muchas escuelas hacen muy poco, para verdaderamente involucrar a las familias de un modo significativo. Esta fortaleza, mentalmente hablando, no es en el mejor interés de los estudiantes o de la comunidad educativa. Hace unos años Mapp y Henderson escribieron:

Cuando las escuelas involucran a las familias de forma tal que el aprendizaje mejore, los estudiantes gana mucho. Cuando las escuelas construyen lazos con las familias que responden a sus preocupaciones y honran sus contribuciones, son exitosas manteniendo la conexión que apunta a mejorar los logros de los estudiantes. El punto es que involucrar a las familias es un deber. No podemos seguir manteniendo una relación superficial con los padres de los alumnos. Tenemos que ir más lejos en nuestros esfuerzos, para abrir las puertas de nuestras escuelas, construir transparencia e involucrar a todas las familias.

Un derecho, no un privilegio

Privar a los estudiantes que están aprendiendo lo básico, de la innovación, es equivalente a decir: no estas listo para el privilegio del aprendizaje implementado en una forma excitante y auténtica.

No es una cuestión de si podemos hacer que los dos coexistan, sino de cómo podemos encontrar la forma de exponer sincrónicamente a nuestros estudiantes a ambas cosas, de modo que creemos escuelas y aulas en las cuales queremos que nuestros estudiantes aprendan. ¿Cómo acoge tu escuela a la innovación sin tener que sacrificar los fundamentos de la enseñanza y el aprendizaje?