Usar los libros para crear retos creativos que construyan una cultura lectora

Published by:

lectura independiente

Si hay algo que motiva a cualquier profesor, es ver a un niños sostener un libro abierto.

Cuando se da un cambio en la educación, a los maestros se les presentan muchas elecciones: elecciones de cómo reaccionar al cambio, elecciones de cómo repartir el tiempo dentro de la clase, y cómo enfocarse en áreas que creen, esenciales para el crecimiento de sus alumnos.

Hacer más énfasis en la lectura independiente

Una de las elecciones que mi colega Genevieve Frederick y yo hicimos para lograr estándares más altos en nuestra clase de inglés, fue incrementar los requerimientos para que nuestros estudiantes eligieran lecturas de forma independiente.

lectura

Nosotros hicimos esta elección por algunas razones. La primera, sabemos que a los jóvenes y adolescentes, no les gusta que les digan qué hacer. Permitirles ejercer su habilidad para hacer elecciones dentro del contexto académico, los prepara para tomar decisiones académicas más complejas en el futuro. Segunda, sabíamos que estaríamos abordando textos desafiantes (que los estudiantes no elegirían por sí mismos) dentro de las clases. Pedir a los estudiantes que lean los textos que eligieron, fuera de clase, les permite desarrollar de forma independiente, las habilidades que desarrollan a través de la lectura de textos dentro de la clase.

Tercera, nos provee de un espacio desde el cual podemos evaluar las habilidades de lectura y comprensión de los estudiantes. Pedir a los estudiantes que escriban a acerca del libro que leyeron, nos aseguramos de tener evidencia válida de la habilidad de un estudiante para aplicar conceptos sobre multitud de textos. Por último, la elección de hacer más énfasis en las lecturas independientes, es una promesa de crear una cultura de lectura dentro de nuestra clase.

Tú conoces los retos

Implementar un programa anual de lectura independiente en la clase, no se salva de tener algunos retos. Puede ser un reto para cada estudiante encontrar “el libro” que les gustaría leer. También puede ser un reto para los maestros mantener el momentum con una generación de estudiantes adictos a las redes sociales.

He aquí lo que nosotros descubrimos

Primero, toma tiempo.

Tiempo durante el verano para que los maestros lean un montón de libros y de ese modo, puedan hacer las mejores recomendaciones. Tiempo de los estudiantes en las librerías, buscando. Y tiempo dentro del aula para lograr “enganchar” a los estudiantes con sus libros o para que se den cuenta de que tienen que elegir otro. Idealmente, los estudiantes encontrarán un libro que los enganche, que sea accesible y que los incite a pensar. Esto también puede tomar tiempo.

Segundo, los estudiantes deben ver la lectura independiente como algo significativo.

Esto no es solo otro requerimiento del maestro, es algo personal. Para lograr instalar esta mentalidad, empezamos por identificar una pregunta central para el año: ¿Qué significa ser una persona joven en 2015?

Desde ahí, necesitamos determinar algunos parámetros amplios y básicos para la lectura independiente.

En nuestro caso, decidimos que le pediríamos a los estudiantes que eligieran y leyeran una lectura independiente cada trimestre.

Sabíamos que había una enorme cantidad de libros de ficción y no ficción que cumplirían con este requerimiento, y sabíamos que, sin importar el libro que eligieran, este ejercicio los ayudaría a refinar su comprensión a cerca de lo que significa ser una persona joven en el 2015, y cómo los papeles de la gente joven han cambiado a través del curso de la historia.

Una vez que los estudiantes encontraron “el libro” , prevalecía un reto, ¿cómo haces para que sigan leyendo? Para nosotros, esta pregunta fue respondida con otro reto.

lectura independiente

El reto de los 500 libros

Una vez que introducimos el reto de la lectura independiente y tuvimos estudiantes enganchados en su primer libro, estuvimos esperando a que llegara el día en el que uno de ellos levantara la mano y preguntara “¿Qué hago si termino mi libro?” Fue ahí cuando comenzó el reto verdadero –para los estudiantes, no los maestros. Nosotros los retamos a los estudiantes de todas nuestras clases, a que de forma colectiva, leyeran 500 libro en el curso del año escolar.

El reto de los 500 libros, se ha convertido en una parte importante de la cultura de nuestras clases, incluso cuando no toma mucho tiempo dentro de las lecciones. Para motivar a los estudiantes y tener un registro visual de su progresos, nos pusimos creativos y volvimos a nuestros días como estudiantes, hicimos cadenas de papel. Un eslabón por cada libro leído y un color para cada una de nuestras distintas clases.

La competición sana, provee energía extra y genera interés conforme crece la cadena. Cada día que los estudiantes entran en el salón, tienen un recordatorio visual de cómo se convierten en lectores de forma colectiva, a lo largo del año.

En un punto medio del año escolar, nuestros estudiantes había leído de colectivamente 200 libros y habían practicado sus habilidades como lectores sobre aproximadamente 400,000 páginas de forma independiente.

 

Como profesores debemos aprender a lidiar con el estrés

Published by:

profesores sin estres

El mes pasado, cerca de 200 profesores interesados en hacer un esfuerzo conciente a cerca de su manejo de estrés, se embarcaron en una serie de retos, gracias a lo cual, muchos de ellos cobraron conciencia a cerca de sus reacciones al estrés. La mayoría se dieron cuenta de que el estrés es inevitable. Generalmente nos cargamos con un exceso de tareas, muchos de nosotros nos involucramos en situaciones estresantes, nos imponemos responsabilidades que nadie nos asigna, hacemos listas de todo lo que tenemos que hacer, que luego no podemos completar.

profesores estresados

 

En una plática de TED, la sicóloga de salud Kelly McGonigal, introduce a la audiencia en investigaciones que sugieren que cambiar el pensamiento a cerca del valor del estrés, puede, con el tiempo, cambiar la respuesta de tu cuerpo. Por supuesto que el estrés puede hacer que tu corazón lata más aceleradamente, te puede hacer sudar como loco, pero MCGonigal, dice que esto no quiere decir que algo malo va a suceder.

¿Qué pensarías viéramos al estrés como la respuesta que tiene nuestro cuerpo, cuando nos prepara para los retos y oportunidades que tenemos frente a nosotros? ¿Qué tal que lo que el estrés nos quiere decir es que estamos al borde de una gran oportunidad? ¿Qué tal que el estrés es el llamado a aprovechar al máximo una situación?

Es más, McGonigal sugiere que cuando pedimos apoyo estando bajo estrés, podemos recuperar la calma más rápidamente. Las relaciones humanas nos ayudan a entender que cuando nos enfrentamos a algún reto en la vida, no tenemos que hacerlo solos. Tenemos amigos o compañeros de trabajo que nos pueden ayudar a sortear lo que tenemos por delante. A través de la conexión humana, podemos no solo manejar el estrés, sino incluso sobresalir en situaciones difíciles.

El punto es no luchar contra el estrés, sino aprender a manejarlo. He aquí algunos pasos y reflexiones para lograrlo:

Piensa como alguien exitoso

El famoso entrenador de basketball, John Wooden, motiva a la gente a reconocer sus habilidades cuando es necesario y a perseguir implacablemente una mejoría. Como educadores, tenemos que celebrar más nuestros éxitos, en lugar de arrinconarnos tímidamente cada vez que recibimos una respuesta positiva a cerca de nuestro trabajo. Debemos honrar nuestras contribuciones, esfuerzos y éxitos en el aula, incluso si son mínimos, esto nos ayudará a continuar con más ahínco.

Sería muy bueno crear una familia de educadores y amigos que nos puedan dar sugerencias honestas con respecto a nuestras estrategias educativas y formas de colaboración, y que no tengan miedo de ofenderme y sacarme de mi zona de comodidad. Rodearse de mentores a quienes busco para recibir retroalimentación honesta y apoyo puede darnos alivio y motivación.

profesores sin estres

 

Haz ejercicios de concientización en tu vida diaria

Mucho de nuestros estrés surge a causa de la incertidumbre. ¿Debería de tomar tal o tal decisión? ¿Lo que hago, está bien o está mal? ¿Otros se darán cuenta del valor de mis esfuerzos? Los ejercicios de concientización a través de la respiración, son una buena herramienta. Nos ayudan a enfocar el pensamiento en lugar de que tratamos de solucionar lo que tenemos enfrente con rapidez. Cuando se respira y escuchamos con intencionalidad, podemos sintonizarnos con nuestros instintos internos y luego sabremos qué es lo que necesitamos hacer. Conforme trabajamos hacia una claridad mental, vamos desarrollando un sentido de calma en medio de situaciones estresantes.

La mayoría de nosotros vemos al estrés como una amenaza, provocada por una vida que va a toda velocidad, expectativas altas y presiones internas. Pero podríamos intentar ver al estrés como un paso rutinario, hacia nuestras metas. Esto no será algo que lograremos en una semana, pero si lo trabajamos constantemente, un nuevo patrón se irá instalando en nosotros, uno que nos permitirá manejarnos mejor en situaciones de estrés.

 

Ayuda a los niños a ganar confianza en sí mismos y a mejorar sus relaciones sociales.

Published by:

buena relación escolar

A demás de los temas académicos, las relaciones sociales son un talento importante que se aprende, generalmente, durante los primeros años de la escuela. Los estudiantes aprenden a convivir con sus compañeros, tanto como de su edad, como más pequeños o más grandes. De igual forma, aprenden a relacionarse con la autoridad, representada por los maestros, padres y otros adultos. Hay poderosas dinámicas de poder que se dan, incluso en preescolares, que se quedan en los estudiantes por el resto de sus años escolares y hasta sus vidas adultas en el trabajo.

Los tres ejercicios y retos que propongo, están inspirados por el clásico de Dale Carnegie, mejoramiento personal.

ralaciones personales dentro del aula

 

Reto 1: No te quejes durante dos semanas

Principio: no critiques, juzgues ni te quejes.

Este reto tiene el poder de cambiar la vida de los estudiantes significativamente. Quejarse es un mal hábito que puede detenerse. Hay una verdad que establece que: vemos lo que buscamos. El hábito de quejarnos, es un hábito que nos lleva a notar las cosas negativas y a centrar nuestra atención en ellas, jalando a los que nos rodean hacia el mismo punto. Si los estudiantes son capaces de eliminar este horrible hábito, evitarán convertirse en víctimas y comenzarán a señalar más frecuentemente las cosas positivas en sus vidas.

Este reto inspirado por Un Mundo Libre de Quejas, es muy simple. El reto consiste en no quejarse ni una sola vez durante dos semanas.

  • Paso 1: Tus alumnos deberán hacer unas pulseras que digan “libre de quejas”. Son pueden decorarlas como quieran.
  • Paso 2: Los estudiantes deberán ponerse las pulseras en la muñeca que prefieran. La meta es conservarla en la misma mano durante dos semanas seguidas.
  • Paso 3: Si tus estudiantes se quejan, tienen que quitarse la pulsera y ponerla en la otra muñeca. Una vez que hayan hecho esto, tendrán que volver a empezar.

La menta es conservar la pulsera en la misma mano durante dos semanas seguidas. ¿Qué es lo que cuenta como queja? A continuación dejo dos simples directrices. Una queja es:

  1. Una observación con carga negativa hacia una situación o persona
  2. Quejarse a cerca de una situación o persona.

 

Reto 2: Hablar de lo que les gusta

Principio: Hablar en términos de los intereses de otra

Este reto tiene la intención de instalar en los estudiantes una actitud verdadero interés por los demás. Funciona muy bien para que rompan el hielo al comienzo de la clase. Mucha gente habla con otras personas desde una postura en la que piensan, ¿qué puedo ganar de todo esto?, y luego se preguntan por qué nadie quiere ayudarlos. Cuando los estudiantes hayan aprendido a demostrar que los demás les importan verdaderamente, habrán aprendido una habilidad fundamental que los llevará lejos en la vida, independientemente del camino que decidan seguir.

  • Paso 1: Pídeles a los estudiantes que tomen un lápiz y un pedazo de papel.
  • Paso 2: Agrupa a tus estudiantes en parejas o grupos de tres.
  • Paso 3: Pídeles a los chicos que jueguen a los detectives y averigüen cuáles son los intereses de sus padres de sus compañeros de grupo.
  • Paso 4: Después de un lapso de 5 a 10 minutos, pídele a los estudiantes que se separen de su grupo. En este momento, pídeles que investiguen lo más posible a cerca del tema que interesa a los padres.
  • Paso 5: Luego de 10 a 15 minutos de investigación, pídele a tus alumnos que se reagrupen. La meta es que ahora los estudiantes hablen con sus compañeros a cerca del tema en que están interesados. Deja que se conozcan y que comiencen a encontrar intereses en común.

Este ejercicio es una forma poderosa para que los alumnos aprendan que con un poco de trabajo, las relaciones interpersonales pueden construirse con simplicidad, si uno toma el tiempo de saber en qué se interesan los otros

Reto #3: Pronunciar los nombres de los demás por durante una semana

Principio: Recuerda que nuestro nombre es para cada uno de nosotros el sonido más dulce e importante en cualquier lengua

Muchas veces, en conversaciones, nos referimos a los otros en términos de “wey”, “brother” o “cariño”, pero casi nunca usamos los nombres. Aunque estos modos puedan resultar dulces y cálidos, nos sentimos especiales cuando escuchamos nuestro nombre. Los nombres son personales y usarlos es un arma poderosa de la habilidad para relacionarse.

  • Paso 1: Diles a tus alumnos, que durante una semana, siempre que comiencen una conversación con otra persona, deben comenzarla por pronunciar el nombre de su interlocutor.
  • Paso 2: Reta a tus estudiantes a que no solamente usen los nombres de sus compañeros, sino que intenten hablar con a mayor cantidad de personas, usando sus nombres.
  • Paso 3: Diles que cuenten (1) los nombres (2) la cantidad de veces que usan cada nombre. Es un ejercicio divertido. Y sobre todo enseña a los estudiantes a respetar a los otros, al reconocer su individualidad a través de los nombres personales.

buena relación escolar

 

Conclusión

Aunque la habilidad de relacionarse es de suma importancia en nuestro mundo, no está considerada dentro del curriculum, como tal. Por tanto, es importante que los maestros creemos nuestras propias formas para ayudar a los chicos a albergar y acrecentar esta habilidad de modo exitoso, en lugar de dejarlos arreglárselas como puedan. La comunicación es una de las habilidades más importantes y factores de éxito en lo que respecta a carreras y relaciones personales.